Destinos

Viajar engrandece el alma. En mis fotografías de destinos intento, precisamente, captar y mostrar el alma de cada uno de los lugares que han engrandecido el mío. Por ejemplo: la arteria de Madrid, la Gran Vía, con todos sus glóbulos rojos y blancos dejando estelas al compás de su frenético rítmo; la maravillosa Torre Eiffel de París, coqueteando con el movimiento de las nubes; o la paradisíaca isla de La Graciosa a modo de escenario de Piratas del Caribe.