París, el pósit del amor

San Valentín: el pósit del amor

¿Realmente el amor sólo habita en una ciudad, un día al año?

Conozco casos de personas que se despiertan juntos -llevan haciéndolo muchos años- un 5 de abril, o un 25 de septiembre, lo primero que ven a través de la ventana es el faro de La Salemera, en la costa de la Villa de Mazo, y nunca falta el beso de buenos días ni el «te quiero» que le pone la tilde al «días». Tengo conocimiento de otro caso igual. Sólo hay que cambiar el faro por los enormes pinos y el inmenso campo verde de La Esperanza, en Tenerife. Juntos llevan 10 «catorce de febrero», 3.650 «te quiero» y, que yo sepa, nunca han pisado la tierra del «Je t’aime».

Entonces, volviendo a la pregunta inicial, ¿cuál es la necesidad que se esconde detrás de adjetivar amorosamente a este día y a esta ciudad?. Creo que uno de los motivos es que, de vez en cuando, necesitamos «pósits» que nos recuerden que algo existe, debido a la currada labor que la rutina y nuestro ensimismamiento realizan a la hora de diluir dicha existencia.

Vivimos 365 días rodeados de cáncer y un pósit del 4 de febrero; 365 días inmersos en el medio ambiente y un pósit del 5 de junio; 365 días con la persona que nos trajo aquí y un pósit que nos chiva «el primer domingo de mayo»; y así, un ocho en horizontal.

Por lo cual, le veo un lado totalmente positivo tanto a París como al 14 de febrero. Me (nos) sirven para recordar algo (ya sea un sentimiento, un acontecimiento, una realidad) que tiene lugar siempre, aunque no pongamos nuestra atención en ello y nos dediquemos a «dar por hecho» lo que no está -para nada- hecho.

Volviendo a los dos casos -conocidos personalmente- anteriores (el de La Salemera y el de La Esperanza), me queda claro que hay dos tipos de personas: los que pegan sus pósits en la puerta de la nevera y sólo recuerdan lo escrito allí cuando pasan por la cocina porque la basura empieza a oler mal y deciden tirarla de camino a la hamburguesería de la esquina; y por otro lado, los que deciden pegarse el pósit en la frente y recordar a diario lo anotado en él. Estos últimos, ya llevan 45 pósits de San Valentín gastados en lo que va de año. Bravo.

PD: a todo esto… París, espectacular. Unas fotos de nuestra última visita, hace dos semanas:

7 comentarios en “San Valentín: el pósit del amor

  1. Yo conozco a otras personas, que llevan 4 “catorces de febrero” y que no necesitan posit para recordar que se quieren (aunque si tienen uno escondido para por si acaso un día se les olvida decirse que se quieren 😉), han optado por una niña gritona que lo recuerda cada 5 minutos mientras grita “mia mamá, mia papá”

    Precioso relato y doy fe, precioso también es Paris.

    1. Esos son los pósits buenos, los que se llevan en la frente («escondidos de unos mismo») y que no hay que mirar todos los días para recordar lo que se siente. Y esa niña pues… ¡Qué vamos a decir! Enamorados nos tiene a todos.

      Besos Irene.

  2. ¡Qué bien ilustras las emociones y la vida misma! Poco a poco vas captando lo cotidiano y convirtiéndolo en extraordinario, tal como es en realidad, aunque la rutina diaria nos condene a no apreciarlo.
    Un gusto «pasear» por ese París en gama de grises.

    1. A diario intento desarrollar esa «mirada de turista» que todos deberíamos de tener con nuestro entorno más cercano, con nuestra rutina. Hay mucho escondido tras ella.

      Muchas gracias por pasarte a leer el post y por dejarme tu impresión.

      Un abrazo.

    1. Muchas gracias. A través de la fotografía intento canalizar «lo que llevo dentro» (sean pensamientos, sentimientos o emociones). Muchas veces no soy muy consciente de cómo llego al resultado final. Gracias de nuevo y un saludo desde la ¿»isla alta»? (¿o cómo se llamaría al sur de Tenerife? :P)

  3. Eso es desde el Médano con amor😂😂….llenemos de pósit la vida. Amarla intensamente con cada acción u omisión (sí, porqué no, no hacer es hacer también) para dejar una estela detrás nuestra, aún cuando la estrella ya haya desaparecido.
    Gracias por traernos esa mirada y esas fotos desde París
    Saludos Dominic,
    @meugeniagom

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *