Dominic Dähncke (1.982, Santa Cruz de La Palma. Canarias)

En primer lugar, me gustaría agradecerte que te encuentres aquí, leyendo estas líneas para conocer un poco más a la persona que hay detrás de las fotografías que encuentras en esta página.

Para comenzar, primero describiré brevemente mi parte personal. Más abajo lo haré con mi lado fotográfico. Si me preguntaran cuáles son mis cinco valores principales en los que me apoyo para definir mi comportamiento y tomar decisiones, contestaría: honestidad, empatía, amistad, humildad y justicia.   Creo que conociendo los valores que rigen a una persona, uno ya conoce más del 90% de ella. Así que, ahora ya me conoces mucho más que hace un párrafo.

Acerca de mis orígenes, te contaré que mi nombre completo es Dominic Francisco Martín Dähncke. Los extremos (Dominic y Dähncke) son de origen alemán y los intermedios (Francisco y Martín) españoles, claramente. Mi madre es alemana, de Lübeck, y mi padre español, de Santa Cruz de La Palma, ciudad en la que nací en el año 1982.

En cuanto a lugares de residencia he vivido en San Cristóbal de La Laguna (Tenerife) durante nueve años, Madrid (tres años) y Valencia (un año). En la primera cursé mis estudios de informática, telecomunicaciones y entrenador profesional de fútbol. En Madrid y Valencia residí ejerciendo de entrenador en los clubes CD Canillas y Alboraya CF, a la vez que me formé en “Coaching personal”, Programación Neurolingüística (PNL) y motivación. En el año 2014 regresé a La Palma, donde resido desde entonces.

En lo que respecta a mi perfil como fotógrafo, sé que suena totalmente a tópico, pero desde pequeño siempre he tenido cámaras fotográficas cerca. Mi madre y su madre (mi abuela) desde siempre han tenido relación con la fotografía. En ocasiones profesionalmente, como hobby en otras. Eso me ayudó a no sentir en exceso la soledad del hijo único y entablar una estrecha amistad con la fotografía desde bien temprano. Gracias a ella conseguía expresarme y relacionarme con el mundo que me rodeaba. Hacía fotos a absolutamente todo. Supongo que con la mirada de la niñez, veía belleza por todos lados.

En la etapa estudiantil, y ya dentro de la era digital, yo era el “encargado” de llevar siempre encima una cámara de 1,3 megapíxeles con la que todos los amigos nos hacíamos fotos (incluido algún que otro “selfie” de grupo) en todos lados: chuletadas, playa, viajes, cumpleaños, etc… De una manera muy sutil comenzaba a ser “el fotógrafo” del grupo.

Cuando mi madre jubiló su Nikon D50, allá por el año 2006, fue cuando tuve la oportunidad de estrenarme en el mundo réflex. Aunque no fue hasta febrero de 2012, cuando me compré una Canon 5D Mark II, cuando comencé a tomarme la fotografía como algo más serio. Anteriormente había estado divagando de un lado a otro en cuanto a lo que quería ser y de lo que quería trabajar, y no le había prestado nada de atención a la fotografía más allá de ser un simple hobby. A partir de la compra de esta cámara profesional, fue cuando decidí poner el foco en mi pasión, esa que siempre había estado ahí, y alejarme de la “niebla mental” que la sociedad y el sistema educativo habían instalado en mi cabeza.

Como muchos, comencé haciéndome una página web y abriendo perfiles en las distintas redes sociales para compartir mis fotografías e ir recibiendo feedback. Cada día que pasaba, me sentía más fotógrafo -y no me refiero a creerme un experto-, asumiendo, para mí mismo, el rol de “Dominic el fotógrafo”. Rol totalmente distinto al de “Dominic el informático que hace fotos”. Me ilusionaba muchísimo el camino que había decidido iniciar. Las críticas positivas y las constructivas fueron ayudándome a ser cada día mejor que el anterior y así, poco a poco, fui animándome a presentarme a concursos e incluso hacer mi primera exposición individual.

Desde entonces hasta hoy, me he ido formando de manera totalmente autodidacta, especializándome en las temáticas que más me apasionan: paisajes, naturaleza y viajes.  Aunque también hago “mis cositas” más personales como fotografía abstracta o conceptual. Gracias a la inspiración de compañeros, tutoriales o libros, he tenido la suerte de que algunas de mis fotografías hayan sido publicadas en revistas como “GEO International” y “National Geographic Traveller”. A su vez también he podido formar parte de proyectos fotográficos para Promotur Islas Canarias, S.A., Turismo La Palma o Turismo Madrid.

En un mundo donde, cada vez más, parece que lo único que importa es ser mejor que el vecino – sin importar si así somos realmente felices – mi uso de la fotografía no es el de un arma de competición. No aspiro a ser mejor que nadie. El ego no se merece protagonismo en esta pasión. Estoy convencido de que en este mundo hay tantas miradas fotográficas como fotógrafos hay en él. Cada una diferente, ni peor ni mejor. Por mi parte le estoy enormemente agradecido a la fotografía por todo lo que me ha dado durante mi vida. Por eso aspiro a conseguir tratarla mejor cada día que pasa, tal como se merece.

Muchísimas gracias por querer averiguar un poco más sobre mí.

 

Un abrazo,

Dominic Dähncke.