perfil_2016Dominic Dähncke (1.982, Santa Cruz de La Palma).

Hablar sobre mí me resulta extraño. Muchas veces me doy cuenta de que me conozco muy poco. He de reconocer que eso me gusta. Así, utilizo la fotografía para encontrarme y explorarme. Por ello, puedo decir que cada fotografía que hago es un reflejo de esa búsqueda interior. Algunas veces me gusta lo que obtengo, otras no. Entiendo que la fotografía, al igual que uno, no es perfecta. Me alegro que así sea, de lo contrario me aburriría.

Voy a usar este párrafo para hablar sobre dos cuestiones que uno ansía encontrar cuando visita un “sobre mi” de un fotógrafo: ¿qué estudios fotográficos tiene y cuántos premios ha ganado?. Mis respuestas en ambos casos se reducen a cero. Por un lado siempre he sido autodidacta, y por otro, nunca he ganado un concurso. Ya está, secreto desvelado.

Para mi la fotografía es mucho más que una imagen técnicamente perfecta. Mi alma se despierta con ese “plus” que tiene una foto al verla a primera vista, antes de que la razón intente argumentar y entender la técnica de la misma.

He pasado por diversas etapas en este camino de la fotografía. Una que me ha marcado mucho ha sido la de querer tener siempre lo último (lo más reciente en modelos de cámaras y objetivos) y buscar el máximo enfoque en la imagen para pasar a buscar cada vez más la simpleza, tanto en equipo como en la imagen final. Poco a poco estoy volviendo a la fotografía analógica (en blanco y negro sobre todo) y cada vez me salen más fotografías desenfocadas. Curiosamente, cuanto menos enfoque tiene una imagen, más claro veo el mensaje de la misma. Me gusta.

Lo desenfocado no vende normalmente. De aquí otra etapa que he ido quemando poco a poco. Cada vez hago menos fotografías “postales” en detrimento de imágenes más personales. Por norma general, es más fácil obtener más beneficios económicos de las primeras, pero he ido aprendiendo a ser feliz con el tipo de fotografía que me gusta hacer, sin poner el foco en lo puramente económico. Cada día fotografío lo que me gusta, sin analizar si será vendible o no.

No suelo buscar inspiración en el trabajo de otros fotógrafos. Es decir, no soy de los que se pasa horas mirando fotografías de otros compañeros. No es un acto de prepotencia ni egocentrismo. Simplemente, busco mi propio diálogo y huyo de la sugestión que pueda sufrir al observar otros trabajos. Tiene su pizca de ser cobarde. Lo acepto.

Llegado este punto, me gustaría agradecerte tu visita a mi página web y que te hayas interesado en averiguar un poco más sobre mí. Te deseo que seas muy feliz con la fotografía y que siempre la uses para serte fiel a ti mismo. Eres único y tus fotografías también.

Un abrazo,

Dominic Dähncke.